viernes, noviembre 09, 2012


Cuando las sillas de playa iban quedando vacías
yo seguía con ganas de despedir la tarde
la hora perfecta para despedir también las tristezas
y capturar con mi cámara esa gran despedida

No hay comentarios.: