sábado, septiembre 18, 2010

...Buscando aromas

Adoro cuando me hueles como perro hambriento...buscando en un desespero envuelto en paciencia y ternura...pero...igual...evocando el deseo primitivo de capturar una presa...indagando...curioso... deambulando por mis pliegues y llanos....

Y lo aderezas con un sabor de salsa exótica diciendo, - Tranquila, no te voy a besar- y mas allá un..

- Confía en mi -

Yo me constriño, y luego me dilato como las pupilas de gato....como quien huele el peligro a leguas...

De repente cierro los ojos y los aprieto como rendida a un disparo a quemarropa...justo instante en que te separas unos centimetros y dejas de aspirarme....

Entonces te acercas súbitamente a mi rostro. y el beso termina en mi frente. Respiro...y puedo abrir los ojos....

Es la sensación de estar a salvo....de mi propia cárcel....

Raro....

Narcotico...

Sigo sintiéndome feliz cuando me hueles como perro hambriento....buscando miel...entre algunas espinas.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Este canino siente que se le está atrofiando el sentido del olfato desde que se acabaron los encuentros de todos los viernes